Nuevas recetas

Caminando por la ruta del whisky americano

Caminando por la ruta del whisky americano


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

De Virginia a Kentucky, los mejores destiladores de whisky de Estados Unidos

Escenas del American Whiskey Trail.

Un cartel cerca de la destilería Wild Turkey en Lawrenceburg, Ky., Dice "Borbón Amantes, bienvenidos al paraíso ". Es una descripción adecuada para aquellos que hacen el peregrinaje a cualquier número de sitios en el American Whisky Trail.

Haga clic aquí para ver la presentación de diapositivas Trekking the American Whisky Trail

Compuesto por nueve destilerías en tres estados, muchas de las cuales están ubicadas en algunos de los escenarios más pintorescos de Estados Unidos, el sendero es un verdadero placer para cualquier fanático de las bebidas espirituosas. Seamos realistas, ¿qué podría ser mejor que pasar un día aprendiendo sobre los licores más queridos, por no hablar de probarlos en el camino?

Ya sea que comience su viaje en la destilería Mount Vernon de George Washington, donde el whisky se elabora de la misma manera que en el siglo XVIII, hasta destiladores disfrazados, o se encuentre limpiando botellas o llenando barriles de bourbon en la destilería Jim Beam en Clermont, Ky., La caminata a lo largo del American Whiskey Trail es una sabrosa aventura. Aquí están los aspectos más destacados de siete sitios escénicos.


The American Whisky Trail: en auge más que nunca

La última vez que viajé a Kentucky fue en 2008. Estaba en la escuela de posgrado y decidí hacer un viaje de vacaciones de primavera por el Bourbon Trail. En ese momento, sabía muy poco sobre Bourbon. Sabía que me gustaba, y es justo decir que eso era todo lo que importaba. Yo era una chica incondicional de Maker's Mark, y quería aventurarme a Kentucky para ver dónde se hacía (y beber más whisky). Después de visitar las destilerías de muchas de las marcas que había conocido y algunas nuevas favoritas, estaba obsesionada. En los años posteriores a mi viaje inaugural de whisky, he disfrutado de una amplia variedad de whiskies procedentes de todo el mundo: Estados Unidos, Escocia, Canadá, Irlanda y Japón. Se podría decir que el Bourbon fue mi whisky de entrada.

Aparentemente no fui el único que se enamoró de Bourbon. Las ventas de whisky Bourbon y Tennessee aumentaron un 19,6% desde 2008, lo que en 2013 significó más de $ 2.4 mil millones en ingresos según el Distilled Spirits Council (Discus). Los cócteles clásicos hechos con bourbon como el Old Fashioned y el Manhattan ahora se pueden encontrar en casi cualquier menú de cócteles, además de una extensa lista de licores para los clientes que disfrutan su whisky puro.

Degustación de bourbon en la destilería Wild Turkey

La prohibición descarriló gran parte del crecimiento de la industria estadounidense de las bebidas espirituosas a principios del siglo XX, y solo en los últimos años hemos visto un resurgimiento. Tras la derogación de la prohibición, fue difícil y extremadamente costoso abrir nuevas destilerías. En 2002, las leyes estatales que regulan la destilación comenzaron a flexibilizarse, las tarifas comenzaron a disminuir y el resultado fue una oleada de nuevas destilerías artesanales que producían productos que el público no había visto antes, muchos de los cuales estaban inspirados en recetas anteriores a la prohibición. Irónicamente, las bebidas espirituosas y la cultura de los cócteles estadounidenses se han apoyado en la era de la prohibición, glorificando los largos 14 años que casi acaban con la industria estadounidense de las bebidas espirituosas. Sin embargo, el encanto y la mística de la edad oscura de la industria de las bebidas espirituosas ha creado suficiente romance para inspirar el resurgimiento de los cócteles históricos, los bartenders con bigotes y más bares de estilo clandestino de los que uno puede contar.

Las empresas de bebidas espirituosas han capitalizado la tendencia histórica de los cócteles y han comercializado sus productos de forma adecuada. Las botellas están diseñadas para tener una sensación nostálgica con etiquetas con grabados en blanco y negro de legendarios maestros destiladores de épocas pasadas y fuentes revivalistas que parecen haber sido impresas en una impresora tipográfica. Nosotros, como consumidores, entendemos que el whisky estadounidense es un producto estadounidense genuino. Uno que tiene una historia de herencia, historia y espíritu empresarial: una historia que admiramos y en ella vemos un poco de nosotros mismos.

A los amantes del Bourbon les encanta recitar las reglas y regulaciones de lo que hace que un whisky sea un Bourbon puro: debe estar hecho de al menos un 51% de maíz envejecido en barricas nuevas de roble carbonizado durante al menos dos años destilado a no más de 160 grados (80 % ABV) entró en el barril para envejecer a no más de 125 grados (62,5% ABV) embotellado a 80 grados (40% ABV) o más y debe producirse en los Estados Unidos. El bourbon fue reconocido por el congreso como un "producto distintivo de los Estados Unidos" en 1964. El whisky de Tennessee debe cumplir con los requisitos legales para el bourbon y debe filtrarse con carbón de arce según lo define el Proyecto de Ley 1084 de la Cámara de Representantes de 2013.

Barriles carbonizados y la tonelería Brown-Forman

Lechos de los ríos de piedra caliza de Kentucky

Carbón utilizado para filtrar el whisky de Tennessee

Por definición, el Bourbon no tiene aditivos, colorantes y es un producto completamente natural. El bourbon también es un producto estadounidense, una definición que es respetada por la comunidad internacional (en su mayor parte). Dada la gran cantidad de producción de bourbon en el mercado actual, la industria depende en gran medida de las materias primas que se requieren para su elaboración. El bourbon depende en gran medida del agua, el maíz, otros granos y el roble blanco que se utiliza para producir las barricas. 2014 trajo una escasez masiva de barriles debido a un repunte en la construcción residencial y el invierno húmedo que ha frenado la industria maderera. Esta escasez tuvo un efecto de goteo en la mayor parte de la industria de las bebidas espirituosas: los barriles de whisky estadounidense se venden a otras compañías de bebidas espirituosas para envejecer escocés, tequila, coñac, ginebra añejada, vino, cerveza e incluso salsa picante Tabasco.

Barriles de envejecimiento en la destilería Maker's Mark

Duelas de barril en la tonelería Brown-Forman

Así como la demanda interna de bourbon y whisky de Tennessee ha aumentado, también lo ha hecho la demanda internacional. En 2012, U.S. Spirits exportó $ 1,480 millones de dólares a los mercados internacionales, el 68% de los cuales fue whisky americano (disco). Está claro que el whisky estadounidense se ha convertido en un actor internacional importante, que ha captado la atención de grandes empresas globales como Diageo, Campari y Suntory.

En mi reciente visita a Kentucky, visité la destilería Jim Beam el día en que estaban llenando su barril número 13 millones de whisky y en los últimos días antes de que se finalizara el acuerdo de adquisición de $ 16 mil millones con Suntory (el acuerdo se cerró el 30 de abril de 2014). . La adquisición de Suntory absorbió marcas icónicas de whisky estadounidense como Maker's Mark, Knob Creek, Old Grand-Dad, Old Crow, Baker's, Booker's y Basil Hayden's, además de aumentar drásticamente la red de distribución de Suntory en los mercados globales forjados por el maestro destilador Fred Noe de Beam Inc. Insinuó que nada cambiaría dentro de la empresa y que los productos que conocemos y amamos no cambiarían. Como consumidor y bebedor de bourbon dedicado, no puedo evitar preguntarme cuál será el impacto de la propiedad internacional en las empresas que se basan en la tradición estadounidense.

El centro de visitantes de Jim Beam

El barril número 13 millones llenado en la destilería Jim Beam

Hay una sensación de inmenso crecimiento y oportunidad en Kentucky en este momento, y dada la demanda de Bourbon, muchas de las empresas están respondiendo con grandes inversiones para aumentar la producción. Maker's Mark planea agregar un tercer alambique a sus instalaciones con un precio de $ 67 millones que aumentará su producción de Bourbon en un 50%. Woodford Reserve también está expandiendo su destilería y construyendo más almacenes de piedra: una expansión que les costará $ 35 millones luego de una reciente renovación de $ 2 millones del centro de visitantes. Recientemente anunciado, Diageo planea construir una destilería de $ 115 millones en el condado de Shelby, así como gastar $ 2 millones para convertir la histórica destilería Stitzel-Weller en un centro de visitantes. Sazerac anunció planes esta primavera para expandir la Destilería Buffalo Trace, un trabajo que tiene un precio de $ 71 millones de dólares. El nuevo chico en la cuadra es The Bardstown Bourbon Company, que construye una nueva destilería de $ 25 millones en el Parque Industrial del Condado de Nelson, con Steve Nally, formalmente con Maker's Mark, nombrado maestro destilador.

Campus inspirado en la época victoriana de Maker's Mark

Con tanto desarrollo y crecimiento nuevos en todas las destilerías de Kentucky, la historia histórica se ha vuelto aún más importante para la marca y el marketing de Bourbon. Muchas empresas son inflexibles en preservar el sentido de la artesanía y el patrimonio a pesar de los enormes niveles de producción de hoy.

Cuando visita Jim Beam en Clermont, Kentucky, lo primero que se le cuenta a un invitado es la historia familiar de la marca. Jim Beam fundó la empresa después de la prohibición y sigue siendo un icono de la marca. El recorrido guió a nuestro grupo a través de una instalación de producción a menor escala y una planta embotelladora altamente estilizada que se usa para producir su bourbon de un solo barril, una caricatura de la producción industrial que ocurre en un edificio diferente. El maestro destilador actual, Fred Noe, es un destilador de séptima generación, hecho que se menciona en numerosas ocasiones a nuestro grupo. Los maestros destiladores, especialmente aquellos que provienen de un linaje de destiladores familiares, son tratados como la realeza de Kentucky. Es una posición de inmenso orgullo dentro de la comunidad y romantiza el arte de la destilación, ya que sus secretos se transmiten de generación en generación.

Maestro destilador de Jim Beam, Fred Noe

Plato de tocador del maestro destilador de Prichard, Phil Prichard

Otra marca amada, Bulleit Bourbon, propiedad de Diageo, también promueve una historia de historia familiar. La botella dice con orgullo "whisky de frontera" y el fundador Tom Bulleit cuenta historias animadas de su tatarabuelo Augustus Bulleit, quien destiló el primer lote en 1830. Una búsqueda rápida en wikipedia revela que la receta actual es dramáticamente diferente a la creada por Augustus Bulleit y que se produce en la destilería Four Roses en Lawrenceburg, Kentucky: propiedad de Kirin Brewing Company con sede en Japón.

Recientemente, se han escrito algunas historias de la "verdad borbónica" sobre el whisky producido por MGP of Indiana. Muchos amantes del whisky se han sorprendido de que su whisky favorito, con el que se identificaron con tanta fuerza, sea producido por una destilería a gran escala industrial, ni siquiera en Kentucky. La destilería MGP se encuentra al otro lado del río Ohio desde Kentucky y fue fundada en 1847 y, sin embargo, los amantes del whisky se han alzado en armas porque han sentido que la proverbial lana les ha quitado los ojos. Si bien MGP sigue siendo una empresa de propiedad estadounidense, su mayor cliente es Diageo, con sede en Londres. MGP ha sido la columna vertebral silenciosa de gran parte del crecimiento de la industria del Bourbon que suministra whisky de alta calidad a muchas marcas, nuevas y antiguas.

Brown-Forman, propietarios de Jack Daniel's y Woodford Reserve, es la mayor empresa de vinos y bebidas espirituosas de propiedad estadounidense con carteras de marcas nacionales e internacionales. Aún más impresionante es el hecho de que el 70% de la empresa sigue siendo propiedad de la familia Brown. La empresa Brown-Forman fabrica sus propias barricas en su tonelería para todas sus marcas, un proceso que crea oportunidades para ajustes matizados y más experimentación con la barrica.

Woodford Reserve, una de las marcas más conocidas de Brown-Forman, fue fundada en 1996 y lleva el nombre del condado circundante de Woodford y ocupa la histórica destilería Oscar Pepper. Los alambiques se compraron en Escocia y el whisky se destila tres veces en alambiques de cobre, un proceso comúnmente utilizado cuando se produce una sola malta. La receta de Woodford Reserve fue creada por el maestro destilador Chris Morris en 1996 y no está vinculada a una receta histórica que tenga importancia para la empresa. Debido a este hecho, no es sorprendente que Woodford Reserve tenga uno de los programas de innovación con más visión de futuro que crea lanzamientos especiales anuales que son muy codiciados y recopilados. El Sr. Morris ha trabajado para crear una línea de whiskies creativos que manipulan tanto la madera como la veta para obtener un resultado espectacular en el sabor. La colección incluye Four Grain Mash (2005 y 2006), Maple Wood Finish (2010), Four Wood (2012) y Straight Malt (2013).

Alambiques de cobre en Woodford Reserve

Maestro destilador Chris Morris

Ejemplos de carbonización de barriles en la tonelería Brown-Forman

El centro de visitantes de Woodford Reserve

Destilerías artesanales más pequeñas en Kentucky y Tennessee están elaborando whiskies tremendamente creativos que están superando los límites de la categoría de whisky. La destilería de Prichards en Tennessee elabora un delicioso whisky bourbon de doble chocolate que tiene sabores de maíz dulce y caramelo, que combinan muy bien con el sabor barítono del chocolate.

Estilo Lambic francés todavía en la destilería de Prichard

Una de mis destilerías favoritas, Corsair, está elaborando whiskies increíblemente experimentales: Whisky de quinoa, Whisky Citra Double IPA, Whisky de malta estadounidense destilado con Citra Hops, y Elderflower Bohemian, un embotellado experimental de cerveza destilada estilo Pilsner con infusión de flor de saúco y lúpulo. .

Estoy muy emocionado por el potencial de estos whiskies experimentales. ¿Habrá un día en que haya una locura estadounidense en todo el país por ese icónico whisky de quinua de Tennessee, elaborado con granos cultivados por proveedores locales? Eso espero.

Whiskies experimentales Corsair

A pesar de todas las nociones románticas de libertad, innovación e independencia, hacer whisky es un proceso industrial. Requiere maquinaria pesada, edificios con estrictos códigos de incendios y plantas de embotellado industrial. Esto fue más evidente en la destilería Wild Turkey, propiedad de la empresa italiana Grouppo Campari, donde gran parte del proceso de destilación fue masivo y el recorrido no trató de ocultar la impresionante escala de producción que tiene lugar en sus instalaciones. Fue refrescante ver la asombrosa escala de producción: el impresionante tamaño de los tanques de fermentación de 30,000 galones, subir las escaleras junto a los silos y caminar a través de la enorme planta embotelladora que se usa todos los días.

Planta de embotellado de pavo salvaje

Al final de la calle se encuentra su nuevo centro de visitantes de $ 4 millones, diseñado por los arquitectos de Louisville De Leon & amp Primmer, un hermoso y moderno joyero que rinde homenaje arquitectónico a las icónicas Rack Houses y al proceso de carbonización del barril en sí. Es un hermoso edificio que es moderno y hace referencia a la historia de la fabricación de bourbon y la herencia de Kentucky.

Centro de visitantes de Wild Turkey

Centro de visitantes de Wild Turkey

Con tantas destilerías vendiendo la historia de la receta de su abuelo y curando cuidadosamente la experiencia del visitante, fueron las destilerías inconformistas las que más me enamoré en este viaje a la ruta borbónica. Me encantó escuchar sobre nuevos y diferentes tipos de alambiques con los que estaban experimentando los jóvenes destiladores, los diferentes tipos de barriles de madera que se usaban y los granos tremendamente innovadores que se usaban para hacer whisky que es diferente de cualquier otro whisky que haya probado.

La historia del whisky estadounidense se basa en la creatividad, la innovación (a veces accidental) y la anarquía. El whisky americano tiene un carácter salvaje único, y eso es lo que me enamoró originalmente hace tantos años. Estoy emocionado de ver una columna de esta creatividad salvaje viva en el Bourbon Trail a medida que la industria del whisky estadounidense crece exponencialmente, una que espero continúe inspirando a los jóvenes destiladores de generaciones, con o sin linaje Bardstown.


Fiesta como si fuera 1620

Ilustración de Zohar Lazar.

Por suerte para nosotros, lo que pasó en Jamestown no se quedó en Jamestown.

Los primeros tiempos de Jamestown podrían haber sido una ciudad feliz y saludable para las fiestas si George Thorpe hubiera hecho más whisky.

Thorpe, uno de los primeros líderes del asentamiento, sugirió que gran parte de la miseria de Jamestown fue causada más por "enfermedades de la mente que del cuerpo". Al escribirle a un amigo en Inglaterra a fines de 1620, Thorpe dijo que se sentía más saludable en el Nuevo Mundo que nunca en su tierra natal. Su secreto: había destilado un "buen trago de corne indio" que él y sus amigos preferían no solo sobre el agua apenas potable de la colonia, sino incluso sobre el "buen oso inglés".

La carta de Thorpe, de 400 años de antigüedad, se considera ampliamente el registro más antiguo de whisky (o "whisky", sin la "e") producido en América del Norte. Como tal, podemos argumentar que Virginia es el lugar de nacimiento del whisky, y que los virginianos tienen cuatro siglos de historia del whisky que celebrar probando todos los nuevos whiskies hechos en Virginia que han surgido en la última década en medio de la floreciente industria de destilería del estado. .

Si eres un aficionado al whisky, lo disfrutarás inmensamente. Las muchas destilerías de Virginia han superado su peso en competencias internacionales, lo que significa que un recorrido por el Virginia Spirits Trail o el más específico Virginia Rye Whisky Trail expondrá su paladar a docenas de licores galardonados.

Entre ellos se encuentra el whisky de centeno de piedra redonda a prueba de barrica (renuncian a la "e") de Catoctin Creek Distilling Company en Purcellville, que ganó una medalla de oro doble del Concurso Mundial de Bebidas Espirituosas de San Francisco en 2017 (entre una serie de otros premios) y fue el whisky mejor calificado en la primera edición de Whisky americano revista al año siguiente. Olí el último lote de la mezcla de Catoctin Creek durante un recorrido por la destilería más al norte de Virginia. Dejé de beber hace siete años; disfrutaba demasiado de las bebidas espirituosas y se convirtió en un problema, pero a juzgar por el olor complejo, intenso y atractivo, el whisky de Catoctin Creek debe tener un sabor increíble.

Afortunadamente, la historia de los espíritus y las historias de los emprendedores audaces que ahora construyen negocios locales saludables que los hacen, se pueden disfrutar sin beber. Así que me salté la degustación y solo hablé de la historia del whisky con dos expertos en esas cosas: Dave Givens, arqueólogo jefe de Jamestown Rediscovery y cervecero casero, y Scott Harris, cofundador de Catoctin Creek Distilling Company y creador de la brillante lote de centeno que no probé.

Givens ha encontrado evidencia tanto física como escrita de la presencia del whisky en los primeros tiempos de Jamestown. Además de la carta de 1620 de Thorpe, el equipo de Givens ha desenterrado tres alambiques en el asentamiento. Los aparatos simples de doble cámara se utilizaron para conservar muestras de plantas para su transporte de regreso a Inglaterra, pero también fueron fundamentales en el proceso de destilación, dijo.

Los relatos escritos anteriores a los de Thorpe también respaldan la idea de que el whisky estaba presente en Jamestown. El capitán John Smith incluso menciona el uso de "aguardiente”(El término para whisky significa“ agua de vida ”en latín) con fines medicinales. Givens y su equipo también han encontrado mazorcas de maíz en sus excavaciones de Jamestown, por lo que la afirmación de Thorpe de que estaba haciendo whisky con "corne indio" en 1620 es totalmente plausible.

Lo que Givens y Harris saben con certeza es que el whisky de Thorpe no se parecía en nada a los mejores whiskies de Virginia de la actualidad. "Básicamente era luz de luna", dice Givens. “Así fue durante la época de George Washington y más allá. Durante mucho tiempo, el whisky de Virginia fue claro y probablemente no demasiado interesante ".

Luego, en 1789, en el lejano oeste de Virginia, un predicador llamado Elijah Craig comenzó a envejecer el whisky de maíz en barriles. Tres años más tarde, esa parte de Virginia se convirtió en el condado de Scott, Kentucky. El arte místico del whisky añejado en barrica se perfeccionó en la zona y, con el tiempo, Kentucky se convirtió en la capital de la producción de whisky estadounidense.

Sin embargo, los virginianos están recuperando su herencia e incluso superando a sus hermanos de Kentucky en competencias internacionales. Y muchos de ellos lo hacen utilizando ingredientes de Virginia en cada paso del proceso. "Tienes grano de Virginia, agua Blue Ridge, roble blanco de Virginia, barriles hechos en Virginia y otros ingredientes específicamente de Virginia que se combinan en este clima cálido de Virginia", dice Harris. “El whisky de Virginia es exclusivo de este lugar por todo tipo de razones. Lo que definitivamente estamos encontrando es que este sabor de Virginia es algo que se traduce bien en todo el mundo ".

Honestamente, sin embargo, si bien George Thorpe pudo haber comenzado la revolución del whisky estadounidense hace 400 años, es poco probable que el primer lote fuera muy bueno para los estándares actuales. Incluso si lo fuera, tanto Givens como Harris están de acuerdo, no hay forma, a partir de la información que Thorpe dejó atrás, para hacer con seguridad un brebaje que podría saber como el aqua vitae de George Thorpe. "Es probable que nunca se sepa con certeza el sabor de esas cosas", dice Givens. "Lo único que sí sé: las cosas que están haciendo ahora son mucho mejores de todos modos".

Harris dice: "Hemos aprendido mucho durante esos 400 años sobre cómo hacer un mejor whisky".

Este artículo apareció originalmente en nuestro Octubre de 2020 asunto.


Herencia y hospitalidad en el Kentucky Bourbon Trail

Llenas de historia y rodeadas de naturaleza, las destilerías del Kentucky Bourbon Trail dan la bienvenida a los recién llegados y a los conocedores del whisky.

El autobús turístico abrió sus puertas y el calor del verano de Kentucky se apresuró a entrar. Los edificios de piedra blanca se alineaban en un carril estrecho, las vías de hierro paralelaban a la calzada y varios pintores trabajaban tranquilamente en sus caballetes. En la Destilería Woodford Reserve, el silencio era tan denso como la humedad, atravesado por los pájaros que cantaban en los árboles y la grava crujiendo bajo mis zapatos. Mientras esperaba a que los demás pasajeros se reunieran alrededor del guía, pronto supuse que la destilería no era una fábrica que se dedicaba a vender botellas de alcohol. Los trabajadores asintieron con la cabeza, ayudando a los barriles a bajar los rieles de un edificio a otro. Mi guía Ken los saludó por su nombre. No había máquinas encendidas ni chimeneas ondeando siniestramente. La propiedad era gentil y pacífica. Rodeadas de granjas de caballos, monumentos históricos y naturaleza verde, las destilerías encarnan la herencia y la hospitalidad del Kentucky Bourbon Trail.

Cómo llegar al Kentucky Bourbon Trail

Accesible desde Lexington o Louisville, el Kentucky Bourbon Trail se ramifica en Bluegrass Parkway. Al salir de Lexington, la mayoría de los viajeros independientes se dirigen a Versalles y luego se dirigen hacia el oeste hacia Elizabethtown y Shepherdsville. Los visitantes reciben un sello en su Pasaporte Bourbon cuando recorren las destilerías oficiales del sendero. Dado que cada sitio puede tener una diferencia de hasta una hora, es posible que se requieran varios viajes al área para completar el Bourbon Trail Passport. Un lugar popular para pasar la noche, Bardstown ofrece alojamientos únicos, como posadas encantadas y cárceles para viajeros aventureros. Los bares de Bardstown almacenan muchos de los borbones fabricados en la zona. Entonces, si se perdió algunas paradas, pregúntele al camarero acerca de las etiquetas especiales. Muchos han trabajado para las propias destilerías o tienen familiares que lo hacen. Por eso son una gran fuente de información.

Recorriendo las destilerías del Bourbon Trail

Cada destilería en el Bourbon Trail tiene su propia historia y ofrece recorridos únicos para sus estilos individuales. Los guías turísticos son amables, informativos y aman su trabajo. Por lo tanto, los recién llegados al whisky estarán tan entretenidos como los conocedores.

  • Con raíces que datan de 1797, Woodford Reserve destila el Bourbon oficial del Derby de Kentucky. Cerca de varias granjas de pura sangre famosas, la propiedad y los edificios se consideran Monumentos Históricos Nacionales. Woodford Reserve es el único destilador que continúa utilizando alambiques de cobre y triple destilación. Los recorridos de Bourbon son prácticos y a menudo se invita a los huéspedes a probar el whisky durante todo el proceso: desde el puré dulce hasta el post-envejecimiento.
  • Famoso por sus bebidas espirituosas de prueba 101, Wild Turkey comenzó como Austin Nichols, un comerciante mayorista. Cuando terminó la Prohibición, la compañía cambió su enfoque a los licores destilados. Durante una caza anual de pavos en 1940, un grupo de destiladores apodó al bourbon, Wild Turkey. El maestro destilador Jimmy Russell ha supervisado la producción de Wild Turkey Bourbon desde 1954.

  • Con una arquitectura al estilo de la misión española, la destilería Four Roses abrió sus puertas en 1920. Al pensar en un nombre para su whisky, el propietario Paul Jones pensó en su esposa, que llevaba un ramillete de rosas para simbolizar su amor. Hoy en día, la Destilería Four Roses es conocida por su innovador proceso de envejecimiento. Aquí, los barriles de whisky no se apilan en estantes gigantes, uno encima del otro. En cambio, las barricas se almacenan en un solo estante que envejece todo el whisky en el mismo nivel. Esto asegura una maduración uniforme.
  • Interactivo y agradable, Maker's Mark comienza sus recorridos en la casa de la familia Samuels, donde los visitantes pueden escuchar pinturas parlantes, jugar con teléfonos antiguos y sentarse en cómodos sillones. El tour de Bourbon incluye un paseo por terrenos bien cuidados y edificios llenos de vapor. Después de las degustaciones de whisky, los visitantes pueden comprar botellas de Maker’s Mark y sumergirlas a mano en cera.
  • Ubicado en el histórico Bardstown, Heaven Hill es el productor de bourbon de propiedad familiar independiente más grande de los Estados Unidos. En 2008 y 2009, Revista de whisky presentó a Heaven Hill con su premio al Destilador del Año. La sala de degustación tiene forma de barril de whisky. En 1934, los hermanos Shapira llenaron el primer barril. Décadas más tarde, Heaven Hill Distillery continúa produciendo Bourbon, brandy, vodka y licores selectos.
  • Justo al sur de Louisville, Jim Beam Distillery vendió su primer barril de whisky en 1795. Siete generaciones de Beams más tarde, la destilería ha llenado más de 10 millones de barriles de Bourbon. Durante el recorrido, los visitantes exploran los terrenos que incluyen la casa Beam y su almacén más antiguo, que almacena más de 20,000 barriles. La sala de degustación ofrece una variedad de bourbons para degustar, incluido Jim Beam Black y su pequeño lote Basil Hayden.

El ingrediente secreto del whisky americano

El verano en el sur de Estados Unidos es una temporada opresiva, como una cálida manta de lana que no se puede quitar. Se adhiere a sus pulmones y se adhiere a la parte posterior de su cuello. Pero mientras seguía a mi guía de destilería, Ken, aprendí que el calor es el ingrediente secreto de la destilación del bourbon. Hace siglos, los inmigrantes escoceses llegaron a Kentucky con sus recetas en la mano. El calor cambió el proceso de envejecimiento y, en consecuencia, las notas de sabor. En lugar de envejecer el whisky durante años en las frescas tierras altas de Escocia, Kentucky Bourbon requirió una fracción del tiempo. El calor hace que los barriles se hinchen y absorban el alcohol en las duelas carbonizadas. A medida que el calor retrocede, las barricas se contraen y exprimen el licor hacia el centro de la barrica con un nuevo rubor ámbar y un sabor más suave. Año tras año, el ciclo continúa hasta que el whisky alcanza una edad y un tono precisos.

Historia en el Bourbon Trail

Mientras viajaba por el Kentucky Bourbon Trail, lo que más me sorprendió y curó fue la historia de la zona. En la destilería, Ken habló sobre las granjas de caballos, el agua de piedra caliza y las familias que habían revisado sus recetas escocesas en bourbon claramente estadounidense. En Old Talbotts Inn, me enteré del legado de nuestro B&B como la parada de diligencias más antigua de Kentucky. Mientras me dormía en mi cama de cuatro postes, no pude evitar pensar en las personas que se habían alojado bajo el mismo techo, incluido Jesse James, el rey exiliado Louise Phillipe y el hombre que se había quedado en mi suite, Abraham Lincoln. .


The Whisky Rebellion Trail es la mejor clase de historia estadounidense, eh, jamás

"Esta es una gira por América".

Así es como el alcalde de Pittsburgh, William Peduto, describe el recién ungido Whisky Rebellion Trail, un viaje de cuatro ciudades a destilerías e instituciones culturales en el Atlántico Medio que tiene metas más elevadas que simplemente ser otra ruta de bourbon / whisky.

Claro, seguir el sendero le proporcionará un camino guiado a algunas de las mejores destilerías artesanales del país. Pero también traza una parte pasada por alto pero esencial de la historia de Estados Unidos.

Situado en Pittsburgh, Filadelfia, D.C. y Baltimore, así como en partes de la hermosa campiña central de Pensilvania, Whiskey Rebellion Trail se lanzó oficialmente el 12 de julio. Viajamos al Centro de Historia Heinz en Pittsburgh para el lanzamiento, y luego pasamos cuatro días en la carretera contemplando los lugares borrachos, culturales e históricos a lo largo del sendero, que sigue vagamente a una rebelión fiscal de finales del siglo XVIII & # 8230 una que finalmente cambió el tejido de nuestro país e involucró, entre otros, a George Washington y Alexander Hamilton.

(La rebelión se mencionó brevemente, aunque luego se cortó, en un Hamilton número musical.)

El detalle más importante que todo el mundo debe saber antes de emprender la ruta es que está diseñado expresamente para atraer a una amplia gama de intereses. "Se trata de más que beber", como señaló la presidenta de Whiskey Rebellion Trail (y copropietaria de Wigle Whisky) Meredith Meyer Grelli en el evento de lanzamiento de Trail.

¿En la historia de Estados Unidos? Aprenderá mucho sobre los jugadores menos conocidos que dieron forma a la primera parte de nuestra herencia, además de tener acceso a instituciones culturales como Mount Vernon de George Washington, West Overton Village (esencialmente el lugar de nacimiento del whisky estadounidense) y el Museo de la Revolución Americana.

¿En espíritus? No solo descubrirá docenas de destilerías de whisky independientes más pequeñas en el lugar de nacimiento real del whisky americano (que, tenga en cuenta, se centra principalmente en el centeno), encontrará excelentes productores locales de ginebra, vodka, ron, aperitivos y más, muchos de los cuales nunca probaría fuera de la región del Atlántico medio.

Una breve lección de historia de la rebelión del whisky

En el camino, cada destilería e institución debería poder brindarle una descripción general rápida, o, según la ubicación, intensamente completa, de la rebelión del whisky. Así que no hay spoilers, sino una descripción general rápida:

Después de la Guerra de la Independencia, el secretario del Tesoro, Alexander Hamiltion, propuso un impuesto al whisky para pagar los intereses de la deuda federal. Sin embargo, el impuesto dañaría seriamente a los residentes a lo largo de la frontera occidental y alrededor de Pittsburgh, quienes usaban sus aguardientes de centeno como trueque y tenían poco acceso a efectivo.

Las protestas y las peleas se intensificaron durante los siguientes dos años: los recaudadores de impuestos que llegaban al oeste de Pensilvania fueron golpeados sumariamente, alquitranados y emplumados, junto con una campaña de desinformación que alarmó al gobierno federal (en ese momento ubicado en Filadelfia). El presidente George Washington pensó que la revuelta contaba con miles de residentes enojados, no cientos. Su respuesta, incitada por Hamilton, fue enviar 13.000 soldados a Pittsburgh para sofocar la rebelión y arrestar a los rebeldes.

“Era nuestro Boston Tea Party”, como señaló Carrie Lepore, subsecretaria de marketing, turismo y cine del Departamento de Desarrollo Comunitario y Económico de Pensilvania, durante el lanzamiento oficial de Trail el 12 de julio en el Heinz History Center de Pittsburgh. Finalmente, Washington perdonó a dos manifestantes acusados ​​de traición, la rebelión se calmó y Washington, retirado y quizás irónicamente, se convirtió en un excelente productor de whisky por derecho propio.

Espíritus cuánticos: “Reinventar los espíritus artesanales a través de la ciencia” es el lema de esta destilería de Pittsburgh, cofundada por un ingeniero químico. Una ginebra de centeno / malta de centeno reposada en barril y amargo de lima negra son sus compras preferidas aquí.

Espíritus Liberty Pole: Based in Washington, PA, this is the distillery where you’ll get your ideal (if admittedly biased) Whiskey Rebellion history lesson — the weekend we were here, the surrounding town was hosting a four-day ceremony based around the uprising, with costumes, reenactments and, of course, plenty of whiskey. While you’re getting a history lesson, pick up a bottle of Peated Bourbon, crafted from Bloody Butcher red corn, distiller’s mash and heavily-peated barley.

George Washington’s Distillery: The president who marched (albeit only part of the way — you’ll hear about on the tour) to quash a whiskey tax rebellion actually oversaw a rather popular and highly profitable distillery at Mount Vernon. Today, they’ve recreated the distillery at this historic location and produce a small run of hooch using the same 18th century process, equipment and recipe that Washington and his team used. The whiskey? Damn good. The idea that Washington’s distillery was run, in part, by slave labor? A point they’ll bring up on tour but good to remember.

Republic Restoratives: Started by the former Chief of Staff for Rep. Gabby Giffords, this woman-owned, LGBTQ-friendly distillery started with a successful crowdfunding campaign on Indiegogo and produces a damn crisp vodka (if I had more access, it’d be my martini base of choice) and a wheated whiskey finished in Barbados rum casks. It’s stellar, and it’s also pretty much sold out … another reason to go on these tours and support local craft distilleries.

Baltimore Spirits Co.: While we weren’t able to visit their tasting room, we did do some tastings and were impressed by the company’s vision (and their commitment to 100% geothermal cooling) we sampled a mezcal-style apple brandy and Asimina Pumula, an apple brandy fermented with local flavors (paw paw, persimmon, black walnut) … during which a Maryland Country Ham is suspended within the still, which imparts the spirit with a savory, prosciutto note.

Sagamore Spirit: Maryland-style rye is a bit smoother on the palate, and you won’t find a better experience with it than at this state-of-the-art distillery, featuring a 40-foot mirrored-finished copper column still and all located on the Baltimore waterfront. Go for the tour, hit the amazing Rye Street Tavern next door, then book a 30-minute water taxi ride to the Sagamore Pendry Hotel across the water.

Red Brick Craft Distillery: In Philadelphia, we sampled nearly a dozen fantastic spirits producers both within and just outside the city limits (shout out to The Revivalist, 1675 Spirits, Philadelphia Distilling, Bluebird, etc.). But we’re gonna give a special nod to Red Brick, which is located in a nondescript basement in Fishtown, only open to the public for a few hours on Saturdays and crafts some truly nice American Single Malt Whiskeys. It felt like the closest thing we’d experience on the Trail akin to homebrewing or bootlegging (although it was all legal) — it was a nice shoutout to American ingenuity and our DIY spirit.

How to experience the Whiskey Rebellion Trail

Fortunately, you don’t need four dedicated days: You can buy passes tailored to your preferred experience, be it one, three or 90 days if you’re doing individual cities. As well, you can grab 90- or annual passports if you’re connecting multiple locations along the Trail.

Depending on your passport, you’ll be able to enjoy free admission, tours and spirits flights at different local distilleries, discounts on full bottles at those locations and have free access to select cultural institutions in the area. Overall, around 75 spirits makers, museums and historic sites are participating.

You can book your Trail experience here.

Este artículo apareció en elInsideHook Boletin informativo. Regístrate ahora.


American Whiskey: A Primer

Courtesy Wild Turkey

B ourbon can be made anywhere in the United States, but to be called by that name certain rules have to be observed. The mash, or mix of grains, has to be at least 51 percent corn, and it has to be casked in new charred oak barrels, from which the liquid, which goes in clear, leeches out color and flavors like vanillin and toffee. The corn mash itself is de-flavored. Other flavors come from malt barley and either rye or wheat, and the recipes, the fermenting process, and other factors that reflect the distiller’s style and intention will make whiskeys smoother or spicier or sweeter. (Tennessee whiskey goes through an additional step of being filtered through charcoal.)

The narrow list of approved ingredients means that American whiskey doesn’t have the bold and striking flavor varieties of Scotch. (An Islay Scotch is so different from a Highlands Scotch that it can be hard to know you’re in the same spirit category.) Instead, you get different levels of sweetness, spice, and smoothness. If some expert’s tasting notes can seem esoteric to less experienced drinkers, some flavor notes are easy enough to discern: vanilla, caramel, toffee, white pepper, and banana. And as with Scotch, it’s not necessary to drink it neat. Water can cool down a whiskey’s heat and draw out different flavors.

Interestingly, most American whiskeys don’t make age claims. When iconic master distiller Jimmy Russell of Wild Turkey says, “We don’t age it, we go by when it’s ready,” he is voicing an industry-wide tradition.

Todd Pitock has written for The Atlantic, ForbesLife, and The New York Times, among others .

Become a Saturday Evening Post member and enjoy unlimited access. Subscribe now


Best Single Malt Whiskey: McCarthy&rsquos Oregon Single Malt Whiskey

Small batch whiskeys are interesting to explore because each distiller puts their own twist on tradition. A great model of that comes from Hood River Distillers in Oregon and they offer a shining example of single malt whiskey. In fact, they were among the first craft distilleries in the U.S. to take on the challenge.

McCarthy's Oregon Single Malt Whiskey is a pot-stilled whiskey made of peat malted barley imported from Scotland. It has a great smoky flavor reminiscent of the scotches from the island of Islay, but cannot be called scotch because it’s made in the U.S. Aging the whiskey in Oregon oak casks imparts warm honey and buttery notes that make it friendly to all palates. Enjoy this one as-is, but also give it a shot with sweet vermouth in the Rob Roy cocktail.


7 Crucial Stops On The American Whiskey Trail

The Music City is a lovely place to begin a trek along the great American Whiskey Trail. Before taking off from civilization, be sure to make a stop at a honky-tonk or two — Robert’s is a good bet for High Life-laced bluegrass. It doubles as God’s house on Sunday mornings, should you want to make some anticipatory penance prior to parading through the South.

For civilized company and a cool, dark respite, hit the Patterson House, an expertly run cocktail canteen from the team behind Chicago’s Violet Hour. The shelves are filled with all the bourbons you’re about to track down, and a few you’ve never heard of — a session of Old Fashioneds is just the thing you need to whip your liver into fighting shape. Click on the first photo to view as a gallery.

Stop #1: George Dickel

Utterly charming and provincial, Cascade Hollow, where George Dickel resides, is exactly where you’d expect to find Tennessee whiskey. The spirit’s every last detail is created with traditional methods, from tracking batches in leather-bound ledgers to ringing bells as a means of communication between still operators. Dickel is so down-home, when they picked a new distiller they filed a newspaper classified ad and found John Lunn, a local chemical engineer. He then wooed former distiller Ralph Dupps to help him and in true to Tennessean fashion, Dupps still lives out back of the rick houses, likely stealing midnight nips (well, I would if were him, anyway). 1950 Cascade Hollow Rd., Tullahoma, TN, 931.857.4110

Stop #2: Jack Daniels

Essentially the Disney World of whiskey, the Jack Daniels distillery is shiny-smooth and totally convincing. I say convincing because such a ubiquitous brand is easy to discount as a frat boy default when surveying the category of American whiskey. In order to preserve Jack’s origins, the distillery acquired the surrounding acreage to maintain the whiskey’s pristine water source. Not only do they create their own hard sugar maple charcoal on site, but they also spray it down with high-proof white dog for ignition. Which is exactly why you should invest in a bag of Daniel’s charcoal for this summer’s grilling. 182 Lynchburg Hwy., Lynchburg, TN, 931.759.6357

Stop #3: Wild Turkey

Though the historic domain where Wild Turkey once stood has been rebuilt as a sterile series of concrete and corrugated metal buildings, Wild Turkey remains a stellar whiskey house ruled by one of the most badass distillers in the United States, Jimmy Russell. An imposing man with a tendency for tall tales, Russell’s legacy is marked with the introduction of Wild Turkey rye, an innovation that has influenced the way cocktail bartenders build American whiskey-based cocktails. 1525 Tyrone Rd., Lawrenceburg, KY, 502.839.4544

Stop #4: Woodford Reserve

Woodford Reserve is considered one of the new kids on Distillers’ Row. Inhabiting a verdant, historic property just outside of Frankfort, Kentucky, Woodford has proven itself on the high-brow end of bourbon — introducing oddball collectors items like the Seasoned Oak and Rare Rye editions through its Master’s Collection. Bring a picnic and lay out along Glenn Creek for a lazy weekend afternoon, or set up a special lunch with Ouita Michel, the distillery’s chef-in-residence. 7855 McCracken Pike, Versailles, KY, 859.879.1812

Stop #5: Maker’s Mark

An idiosyncratic bunch, Maker’s Mark insists upon a seven-generation heritage as the cornerstone of its brand identity. Sure, the earlier generations made eye-squinchingly, mouth-burningly bad whiskey (to which they admit), but when Maker’s Mark was coined, it became the solid gold stuff we drink today. Now the bucolic Loretto distillery does its damnedest to let you know they’re the only bourbon to rotate barrels, hand-dip each bottle, and be named by a woman — Marjorie Samuels, bless her icon-creating heart. 3350 Burks Spring Rd., Loretto, KY, 270.865.2099

Stop #6: Jim Beam

Another seemingly ubiquitous brand, Jim Beam is also the grandfather of the Small Batch bourbon group that includes Booker’s, Knob Creek, Baker’s, and Basil Hayden’s. The property, which includes the elegant and woodsy Knob Creek House, is expanding as is the portfolio with Devil’s Cut, a bourbon made with the traditional method of ‘sweating’ barrels to draw out leftover whiskey. It is then mixed back in with the six-year product and bottled at 90-proof. 526 Happy Hollow Rd., Clermont, KY, 502.543.9877

Stop #7: Buffalo Trace

Perhaps the most surprising of the bourbon houses, Buffalo Trace makes all means of spirits — well whiskey in plastic bottles, organic vodka, Peychaud’s bitters, and the highly coveted Pappy Van Winkle line. When booking a tour, try to request Freddie Johnson, a walking history book of all things whiskey, Kentucky and Americana. After spending 52 years wandering the property, Johnson can tell you every ghost story and any bit of bourbon folklore you ever wanted to know including how to catch moonshiners and the best places for buffalo grazing. 113 Great Buffalo Trace, Frankfort, KY, 502.696.5926


The American Whiskey Trail (A Top Travel Destination)

The American Whiskey Trail provides an educational journey into the history and cultural heritage of distilled spirits in America. It includes historical sites and operating distilleries that are open to the public for tours.

Frommer’s has rated the American Whiskey Trail one of the top travel destinations.

“We picked the American Whiskey Trail because it highlights a fascinating part of U.S. history,” said Frommer’s editor. “Points along the trail make for a leisurely road trip in some of the most charming parts of the country.”

I. Overview: American Whiskey Trail

George Washington’s Distillery

Probably the most popular destination on the American Whiskey Trail is George Washington’s distillery at Mount Vernon. George Washington was the new country’s first large distiller and his reconstructed distillery demonstrates the complete distilling process. Other points on the Whiskey Trail are located in a number of states as well as in the Caribbean.

In 1777, as commander of the Continental Army, Washington worried about the morale and condition of his troops. To comfort them he said it was “so essential” that they have adequate supplies of whiskey.

Whiskey Rebellion

After the War of Independence, the new country needed revenue and placed an excise tax on whiskey. However, federal tax collectors were attacked in Pennsylvania by citizens. They were outraged that the whiskey they had been making for years was being taxed. Washington sent about 13,000 militia to end the rebellion.

By the late 1700s, whiskey was overtaking rum as the most popular spirit in America. In part this was because sugar and molasses were products of the British West Indies. Thus they had the taint of political incorrectness at the time.

Washington’s farm manager persuaded him to build a distillery. Around that time there were about 3,500 distilleries in Virginia. However, at its peak, Washington’s was the largest in the United States.

In the isolated frontiers west of the Appalachian Mountains, settlers used surplus corn and other grains to make whiskey. This was much cheaper to transport to market. Locally, it was a barter commodity used in the absence of gold, silver or reliable currency.

In the 1830’s the average American aged 15 or older consumed over seven gallons of absolute alcohol per year. It came from an average of 9 1/2 gallons of spirits, 1/2 gallon of wine, and 27 gallons of beer. That’s a quantity about three times the current rate.

II. Distilleries

Operating whiskey distilleries open to the public are part of The American Whiskey Trail. Son:

Also included are two rum distilleries:

III. Other Attractions

The American Whiskey Trail is an enjoyable way to learn about our national past. It includes these historical sites:

    , Mount Vernon, VA. George Washington was one of the new country’s largest and most successful whiskey distillers. Archaeological excavations at Mount Vernon show that Washington was a highly inventive entrepreneur. A His reconstructed whiskey distillery has an interpretive museum. , Manhattan, NY. The Tavern is where Washington gave his famous farewell address to his officers in 1783 and toasted them with whiskey. , Alexandria, VA. Prominent patrons of the tavern included George Washington, John Adams, Thomas Jefferson, James Madison and the marquis de Lafayette. , Allegheny County, PA. The plantation was built by General John Neville, a major defender of the U.S. Constitution during the Whiskey Rebellion. , Bardstown, KY. The museum includes a collection of rare whiskey artifacts dating from the Colonial period through post -Prohibition times. Abraham Lincoln’s 1833 liquor store license is on display. 61 , Scottdale, PA. The museums contain an 1838 whiskey distillery set within an intact pre-Civil War village. , South Park, PA. The house became a National Historical Landmark in 1936.

IV. Fun Alcohol Trivia

Did you know that Abraham Lincoln operated several taverns? That the first Kentucky whiskey was made in 1789 by a Baptist minister? Or that in George Washington’s White House, “happy hour” began at 3:00 p.m. and continued until dinner?

Discover more alcohol trivia to enjoy and share with family and friends.

  • There is a cloud of alcohol in outer space with enough alcohol to make four trillion-trillion drinks. It’s free for the taking. . . but it’s 10,000 light years away from Earth. For more see Trivia About Alcohol (Drinking Trivia from Around the World).
  • The world’s oldest known recipe is for beer. Visit Early Alcohol Trivia from Cavemen To Columbus (Alcohol Fun Facts).
  • The Puritans loaded more beer than water onto the Mayflower before they cast off for the New World. Discover more at American Alcohol Trivia (Fun Facts from Colonial Times).
  • There are 83 dry towns and villages in Alaska. You’ll like Alcohol Facts in States across the U.S. (Trivia & Fun Facts).
  • The Abipone people of Paraguay consider non-drinkers to be “cowardly, degenerate and stupid.” More’s at World Drinking Trivia in Western & Non-Western Cultures.
  • There is no worm in tequila. It’s in mezcal. And it’s not a worm, but a butterfly caterpillar. Alcoholic Beverages Trivia and Fun Facts (Ales to Zombies).
  • Distilled spirits don’t contain any cholesterol, carbohydrates, or fats of any kind. Liquor Trivia: Fun Trivia about Distilled Spirits (Whiskey, Rum, Vodka, Gin, Tequila, Bourbon, Rye, Etc.)
  • Colonial New England’s largest and most prosperous industry was distilling rum. Rum Terms, Trivia, Resources and More Information about Rum.
  • By act of Congress, bourbon is the official distilled spirit of the U.S. Bourbon Words & Terms, Trivia, Resources, Distilleries, and More.
  • Vodka i s less likely to cause hangover than any other alcoholic beverage. That’s because it contains virtually no congeners. Vodka Terms, Trivia, Cocktail Recipes, Resources, and More.

Don’t Be Fooled

A glass of wine, a bottle of beer, and a shot of whiskey or other distilled spirits all have the same amount of pure alcohol. A standard drink is a

  • 12-ounce bottle or can of beer.
  • 5-ounce glass of dinner wine.
  • Shot (1.5 ounce) of spirits.

The health benefits associated with drinking in moderation are also similar for beer, wine and spirits. The major factor causing good health and long life is the alcohol itself.


The American Whiskey Trail

For the past few weeks, I’ve been sharing my experiences travelling along the American Whiskey Trail in Kentucky and Tennessee. An initiative of the Distilled Spirits Council of the United States, the Trail is an effort to preserve and promote distilleries and taverns that form part of America’s cultural heritage. It begins in Mount Vernon with the George Washington Distillery Museum, encompasses a number of working distilleries around the country, and includes historic sites such as Fraunces Tavern in lower Manhattan. A parallel route, the Kentucky Bourbon Trail, links six distilleries located between Lexington and Louisville.

While it’s not yet ready to displace the Napa Valley, the Trail is exploding in popularity as a tourist destination. The most visited property in Kentucky is Woodford Reserve, with over 100,000 tourists annually, while Jack Daniel’s in neighboring Tennessee attracts well over 200,000. Most of the visitors come from outside the area, and the money spent by these folks has become a major boon to the local economy. According to a study done by the Kentucky Distillers Association in 2009, the average expenditure per party ranges from $478 to $1393 during a visit, with all the money being spent on food, lodging, shopping and souvenirs.

Unlike Napa, most distillery tours along the Trail are free. They last about an hour, and usually end with a sampling of several whiskies. The tours conclude, not accidently, in the gift shop, where visitors can purchase a dizzying array of apparel, accessories, whiskey-infused foods and whiskey itself. At Jack Daniel’s, their best-selling item is the Black Label. The second most popular is the Black Label T-Shirt.

When travelling on the Trail, you’ll primarily see older couples and extended families (despite the fact that the legal drinking age around the country is 21). If you have teenaged children who are tired of Disney and can still tolerate your presence, a trip along the American Whiskey Trail can be an enlightening experience. They’ll learn about historical episodes such as the Whiskey Rebellion, and realize that issues of taxation and individual liberty are conflicts that need to be renegotiated for every generation.