Nuevas recetas

Las mejores recetas de Chitlin

Las mejores recetas de Chitlin



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Consejos para comprar en Chitlin

La comida sureña es una mezcla de influencias nativas americanas, criollas y europeas. Los alimentos básicos de esta comida reconfortante incluyen maíz (en todas sus formas), miel, pollo, cerdo y mariscos, todos los cuales se encuentran fácilmente en cualquier supermercado del vecindario.

Consejos de cocina de Chitlin

La comida sureña y reconfortante suele ser rica y pesada, asegúrese de incluir muchas verduras con estos platos.


Haciendo el puntal de Chitlin

Mi papá me habló por primera vez del Chitlin Strut cuando era adolescente. Estábamos conduciendo tierra adentro desde Charleston, nuestra F-150 dorada cargada de sandías para vender en nuestro puesto de productos en casa en Spartanburg. Deambulamos por caminos rurales de un solo carril, tomándonos nuestro tiempo y comiendo pieles de cerdo, bebiendo RC Cola y contándonos historias, en su mayoría medias verdades sobre cosas que habíamos escuchado, tratando de superarnos con nuestras extravagancias, pero empantanándonos. los detalles.

Pero cuando pasamos el letrero de Salley, Carolina del Sur, me contó una nueva historia, una que su madre solía contarle: cómo, el sábado después de cada Acción de Gracias, mi abuela se unía a las miles y miles de personas que convergen cada año. en Salley en celebración de la preparación notoriamente apestosa de intestinos de cerdo conocida como quitlinos. Sumida en el hedor, la gente bailaba, bebía, compartía historias y se enamoraba, todo en nombre de un único plato icónico. Y, aunque él mismo nunca había estado, al escucharlo contarlo, se podía percibir el olor del Chitlin Strut desde la interestatal.

No dudé de él ni por un segundo: cuando yo era pequeño, la gente solía decir que el olor a chitlins al cocinarse era tan fuerte que incluso las hojas de los árboles giraban hacia el otro lado para escapar. El proceso de limpieza y cocción produce un funk constante e inconfundible, una mezcla siempre presente de materia fecal y grasa caliente, intensificada por el azufre y teñida de sudor. Pero nada de eso le importaba a mi padre, que se crió con chitlins. Los amó hasta el día de su muerte, hace casi tres años.

Su afecto por los chitlins no fue una sorpresa. Para mi familia, la comida de la granja a la mesa nunca ha sido un movimiento de moda; así es como nos hemos mantenido durante cientos de años, y mi lado paterno ha criado y comido cerdos desde que todos pueden recordar . Pero a pesar de su pasión por los chitlins, papá nunca llegó al Strut, nunca estuvo en el lugar correcto en el momento adecuado. Lo cual es parte de la razón por la que me dirijo a Salley este fin de semana de finales de noviembre, más de una década después de ese perezoso viaje por la tarde. Es una especie de homenaje, pero también tengo curiosidad.

Aunque he vivido en la zona rural de Carolina del Sur durante la mayor parte de mi vida, como mujer afroamericana con movilidad ascendente y educada en la Ivy League, mi mundo y mis papilas gustativas siempre han estado muy alejados de los chitlins. Tanto mi abuela paterna como la materna cocinaban chitlins, pero mi madre, la cocinera principal de nuestra casa, se negó a prepararlos para mi padre, así que no crecí con el apestoso alimento básico para el alma. Mi madre siempre ha insistido en que hay cosas mejores, más saludables y con un olor más dulce para consumir que lo que ella y muchas otras personas negras de clase media degradan con el término "comida de esclavos".

De hecho, solo había probado chitlins una vez antes, cuando era niña, cortesía de una amiga de la iglesia llamada Miss Ruby, que había traído un plato para mi padre. Estaba lleno de hojas de nabo y chitlins en salsa, untado generosamente sobre arroz Carolina y tan especiado que olía más a pimientos y vinagre que a cualquier otra cosa. Ruby me dijo que usó canela para quitar el "hedor" que normalmente se asocia con la comida. Papá me instó a que probara un poco y, después de engatusarme un poco, finalmente tomé una rebanada y me la metí en la boca. Sólo entonces emergió el olor del velo de las especias, picante y maduro. Me atraganté, luchando por masticar el mordisco gomoso. Con el rostro enrojecido, sintiéndome completamente disgustado, decidí que los chitlins no eran para mí. Durante muchos años, eso fue todo.

Ciertamente, nadie me presionó para que los volviera a intentar. Con muchas opciones más apetecibles y socialmente aceptables disponibles a bajo precio, es fácil para las generaciones más jóvenes rechazar la quitina, no solo por su textura y aroma, sino porque, para muchos, el plato puede servir como un fuerte recordatorio de las dificultades de las generaciones. antes que nosotros aguantamos. Los chitlins pertenecen al panorama alimentario estadounidense que existía antes del sistema nacional de carreteras, las cadenas de restaurantes y los alimentos congelados. En muchos sentidos, comerlos hoy significa tener en cuenta el pasado y una herencia que ninguno de nosotros pidió llevar.

Para los esclavos al borde de la inanición, la comida de mala calidad y los restos de comida, como las entrañas, eran demasiado útiles para ignorarlos o desecharlos. En cambio, los esclavos se conformaban con artículos desagradables que a menudo eran insípidos, tediosos de preparar y algo indigeribles. Hicieron todo lo posible para convertir los despojos en platos sabrosos y nutritivos complementando las escasas raciones con pimientos, especias y verduras como la okra. En otras palabras, aprovecharon al máximo lo que tenían, incluso cuando lo único que tenían eran intestinos de cerdo. Para algunos, como mi madre, esto hace que los chitlins sean comida de esclavos. Pero para mí, el hecho de que estas recetas se hayan transmitido de generación en generación, a través de luchas políticas, económicas y raciales, habla de una tenacidad cultural y una tradición oral vibrante que estoy decidido a honrar, incluso si apesta demasiado. cielo.

Es temprano en la tarde cuando estaciono mi auto en el borde de un terraplén justo afuera de los límites de la ciudad de Salley. Me preparo para un asalto sensorial, pero el aire está fresco y fresco; solo más tarde descubro que la ciudad ha aprobado una nueva ordenanza que prohíbe a cualquiera que no esté asociado con el festival cocinar chitlins en los jardines. Aliviado de que mi encuentro con lo que he llamado "El Olor" se haya retrasado, me apresuro hacia la ruta del desfile, ansioso por ver lo que me depara el evento.

Ha salido el sol, los vientos son favorables y es un día hermoso. Se prevé que treinta mil personas desciendan sobre Salley (población 398). La gente se apiña alrededor del borde de la carretera mientras carritos de golf decorados y camiones de bomberos fluyen, bañando a la multitud con dulces y collares de cuentas. El desfile es un asunto pequeño y desorganizado: los vehículos arrancan, se detienen y ocasionalmente están inactivos, lo que les da a los operadores mucho tiempo para interactuar con la multitud. Los camiones adornados con moños festivos están llenos de porristas y jugadores de fútbol, ​​vestidos con sus mejores galas de viernes por la noche. La versión de Salley de los Clampett pasa por ahí en un carrito de golf, música hillbilly a todo volumen desde un altavoz con aparejo, escopeta amarrada al parabrisas y una máquina de coser sujeta al techo. El aire está lleno de gritos y gritos temerarios en carritos de golf mejorados y motocicletas que pasan zumbando al son de Lynyrd Skynyrd y Michael Jackson.

No estaba seguro de cuán racialmente diverso sería el evento, aunque a menudo se piensa que los chitlins son un alimento afroamericano debido a sus orígenes, el Chitlin Strut fue fundado por un alcalde caucásico que buscaba una nueva forma de criar dinero para las decoraciones navideñas de la ciudad. En ese momento, Ben Dekle, un DJ de radio blanco local y amigo del alcalde, declaró que siempre había querido que Salley presentara un puntal con temática de chitlin, pero nadie había tenido las "agallas" para hacerlo. El ayuntamiento decidió que la idea de Dekle era lo suficientemente loca como para funcionar: los chitlins eran baratos y, además, ¿qué tenían que perder?

De su desafío surgió el primer Chitlin Strut, un poco de bravuconería sureña de mal gusto que la gente no estaba segura de que duraría, pero quería formar parte mientras tuvieran la oportunidad. Y así, el 26 de noviembre de 1966, se sirvieron 600 libras de chitlins, junto con fuentes de cerdo y pollo a la parrilla. El evento fue presentado en Vida sureña revista y en periódicos tan lejanos como París. Resultó tan exitoso que se convirtió en una celebración anual, dirigida por el gobierno local para recaudar fondos para fines municipales. Según el secretario municipal de Salley, los asistentes al festival de este año consumirán más de 10,000 libras de intestino de cerdo.

La organización anfitriona sigue siendo predominantemente blanca, pero lo mejor que puedo decir es que la multitud es fácilmente tres cuartas partes de negros. Los coches brillan, los hombres se flexionan y la música sale de los sistemas estéreo de la forma en que fluirá el licor más tarde. El elenco de Remolque de lagartijas posan para fotografías y firman autógrafos, y The Black Cowboys, el acto final, galopan por la calle en sus caballos con todo su atuendo.

Cuando termina el desfile, el recinto ferial se abre y se forman filas masivas: es hora de chitlin. Uno por uno, la gente le da al cajero $ 10 y se dirige al cobertizo completamente cerrado en el borde del recinto ferial, apropiadamente apodado "la casa chitlin". Allí, los intestinos se limpian y cocinan, una configuración eficiente cuando se trata de contener el olor. Sin embargo, me tomo mi tiempo, dando vueltas por los terrenos mientras The O'Kaysions preparan a la multitud para una tarde de R & ampB y jazz de la vieja escuela.

Dos canciones en su set, el recinto ferial está abarrotado y solo hay espacio para el resto del día. Las líneas se extienden a lo largo de la cerca y hacia la salida de varios vendedores de comida. Para aquellos que no están interesados ​​en el plat du jour, hay muslos de pavo ahumado, pescado frito y barbacoa para darse un festín. Los chefs exhiben postres ornamentados en licitaciones para llamar la atención de aquellos que buscan algo dulce para equilibrar sus paladares. Los bajos, las líneas se forman y los amigos se saludan con un "Hola a todos" antes de lanzarse a los últimos chismes. Mientras hacía fila para tomar limonada, me enteré de que Ricky se escapó con Ella, Troy se voló el dedo con fuegos artificiales y Rita no se quedará a menos que George le consiga un nuevo perro y arregle la terraza. Más de una vez, la mamá de alguien grita: "¡Toma mi bolso, este es mi taaaaan!"

El olor a chitlins va y viene, nunca brutalmente molesto, porque, tan temprano en el día, la gente simplemente pasa con platos para llevar, el olor a humedad se filtra por las grietas de sus recipientes de poliestireno. Me encuentro desgarrado, decidido a sumergirme pero en absoluto preparado para pedir mi propio plato de chitlins, y mucho menos tomar asiento en la casa misma. Con cautela, camino por el costado del cobertizo y presiono mi cara contra el vidrio, mirando cómo la gente unta vinagre sobre sus platos de chitlins hervidos y moja trozos fritos como papas fritas en salsa picante. Desde mi lado de la ventana, las cosas no parecen tan malas. Aquí, creo, estoy a salvo.

Huelo el plato de chitlins detrás de mí antes de que pueda dejar de respirar. Me ahogo por la conmoción, la abrumadora embestida del funk. Me vuelvo mientras un caballero alto, de color nuez y las sienes canosas se disculpa por asustarme. Se presenta a sí mismo como Ronnie. No tengo el aire extra para explicarle que su presencia no es mi problema. "¿Quieres un bocado de mis chitlins?" Empuja la caja hacia mí.

Permíteme ser claro: nunca rechazo la comida. Aprovecho cada oportunidad que puedo para estimular mis papilas gustativas y, en general, soy un comensal aventurero. Pero, a pesar de meses de anticipación y preparación mental, estoy paralizado. Si las chitlins de la señorita Ruby, diluidas con salsa y cubiertas con especias, engendraran tal disgusto, ¿cómo las manejaría ahora, tan desnudas como puede ser? El protocolo social sureño dicta que cada vez que alguien te ofrece algo de comer, lo aceptas y lo pruebas, sin importar si realmente estás de humor o no. Debería sonreír cortésmente, tomar la caja y comer algo. Sonrío cortésmente. Cojo la caja. Y luego me detengo.

Ronnie intenta hacer una pequeña charla mientras yo reúno el valor para poner la pálida mezcla en mi boca. Mato el tiempo agregando salsa picante. No me gusta la salsa picante, pero es algo que se hace con mis manos, y me digo a mí mismo que el sabor y la especia pueden cortar la carne gruesa y gomosa. La presentación es un jugo ligeramente descuidado que corre por el borde del recipiente de espuma de poliestireno y gotea sobre mis botas. Con los nudillos blancos en el tenedor, excavo en la caja y saco una bola de intestinos ondulados y temblorosos y cebollas adheridas a trozos de arroz. Me meto el tenedor en la boca antes de tener la oportunidad de cuestionarme. El paladar me quema, la lengua se tambalea. Eventualmente, mis mandíbulas toman el control, mastican locamente, salvajemente, tratando de llevar la comida a mi tracto digestivo antes de que mi cerebro pueda iniciar mi reflejo nauseoso.

Ronnie finge no darse cuenta y sigue charlando conmigo, sobre su ciudad natal de Rock Hill, y cómo viene al Strut con amigos todos los años para recuperarse del estrés del Día de Acción de Gracias. Finalmente tragué mi bocado, le doy las gracias y de inmediato le pregunto por qué diablos come chitlins.

"Crecí comiéndolos, así que me gustan muy bien", dice. "Pero no puedes comer los chitlins de cualquiera. Tienes que confiar en el cocinero del que los estás comiendo". Le explico que esta es mi primera vez en el festival y solo mi segunda interacción con chitlins.

Cuando me pregunta si he estado en alguna de las fiestas de barrio y plazas de jazz fuera del festival, le doy una mirada de desconcierto. No sabía que pasaba algo fuera del recinto del festival. "Niña, ¿crees que toda esta gente viene aquí por un par de rebanadas de carne y un poco de arroz?" Ronnie me da una sonrisa. "Déjame mostrarte dónde está el verdadero Chitlin Strut".

Dejando a un lado las motocicletas y cortando el denso humo de las parrillas de barbacoa, me cuenta todo lo que sabe de la historia del Strut. Más allá del recinto ferial propiamente dicho, hay un mar de caras negras hasta donde alcanza la vista. Ronnie me muestra los alrededores, saltando de cuadra en cuadra, saludando a la gente que juega a espadas frente a sus vehículos recreativos. El chisporroteo de la grasa caliente reuniéndose con las brasas saluda a nuestros oídos, y en la gasolinera local, un DJ tiene el área llena al máximo de su capacidad. La multitud se balancea y se mece con tanta fuerza que la señalización rebota contra el edificio cada vez que el ritmo desciende. Toda la ciudad es una fiesta y se siente como si todos los negros de Carolina del Sur hubieran venido aquí para celebrar. Este es el tipo de ambiente en el que mi padre prosperaba. Habría estado barajando cartas y haciendo amigos: un plato de chitlins en el codo izquierdo y una taza de té dulce en el derecho. Ojalá hubiera visto esto. Culpo de mis lágrimas al inesperado humo de la parrilla.

Nos dirigimos a las afueras de la ciudad, donde una iglesia vende platos de comida; aquí, y un par de otras casas secretas alrededor de la ciudad, me dice Ronnie, es donde se consiguen las cosas buenas. La iglesia está cerrando sus operaciones por el día, pero prometo llegar antes el próximo año.

En nuestro camino de regreso al recinto ferial, Ronnie se une a algunos de sus amigos y comienzan a compartir historias de noches llenas de luz de luna, cabalgando con los Black Cowboys y frituras de pescado en el borde del lago Greenwood. Sirven un poco de cerveza casera en mi limonada mientras las guitarras vibran y retumban en el escenario. Jimi Hendrix se inició en lugares como estos y en eventos centrados en chitlins. Cuando tocó con los King Kasuals, comenzaron a trabajar en una serie de clubes de música negra a unos cientos de millas de Nashville. Los porros a menudo tenían estufas de barriga y servían chitlins a la multitud. Como grupo, estos pequeños clubes del sur se conocían como el Circuito Chitlin '. Hendrix perfeccionó su habilidad para el espectáculo en esos espacios, rozando los codos con personajes como "Gorgeous" George Odell, Aretha Franklin y los Isley Brothers.

A medida que la tarde se convierte en noche, muchos de los asistentes a Strut comienzan a filtrarse hacia las fiestas de barrio. Me separo de mi guía y sus amigos, intercambiando abrazos con personas que eran desconocidas esa mañana. Paso algún tiempo deambulando por la ciudad, y finalmente termino junto al estanque en Hartley Drive, pensando en todo lo que había visto en un día.

El lema del estado de Carolina del Sur es "Mientras respiro, espero". En muchos sentidos, Carolina del Sur, donde nacimos y nos criamos tanto mis padres como yo, todavía se ve como un estado atrasado, fuera de lo común, con un alto índice de violencia doméstica y pocas oportunidades económicas. Como siempre, los números no cuentan toda la historia. Los habitantes de Carolina del Sur, y las comidas sureñas que aman, tienen más matices y son más particulares que eso.

Después de mi día en el Chitlin Strut, me doy cuenta de que el término "chitlin" realmente significa "un sentido de pertenencia". A lo largo de la historia, los espacios que tenían chitlins en su centro permitieron a los negros reír sin inhibiciones en un momento en que los rostros blancos evocaban una ansiedad intensa. A través de años de segregación racial y persecución, estos lugares, ya sea un pequeño juke joint o un grupo de vehículos recreativos, sirvieron como nuestros espacios seguros, donde la gente de color podía socializar, conseguir un plato de comida decente, relajarse y divertirse. El Strut, y los eventos a su alrededor, me brindaron una hospitalidad enriquecedora que no sabía que necesitaba. Puede que los chitlins no sean mis despojos de elección, pero mi experiencia en Chitlin Strut me ha hecho sentir parte de una comunidad más grande que tiene poco que ver con la comida real y todo con mi ascendencia. Cuando vuelvo al auto, miro el calendario en mi teléfono y agrego un evento: 26 de noviembre de 2016. La próxima vez, tengo que probar los chitlins fritos.


Receta de pan de chitlin

  • Autor: Steve Gordon
  • Tiempo de preparación: 15 minutos
  • Tiempo de cocción: 45 minutos.
  • Tiempo total: 1 hora
  • Rendimiento: 3-4 porciones 1 x
  • Categoría: Plato principal, Cerdo
  • Método: estufa
  • Cocina: Americana

Descripción

Siga nuestra receta ilustrada con fotografías paso a paso para preparar Chitlin Loaf. Ya sea que los llame Chitlins o Chitterlings, le mostraremos cómo disfrutarlos. Chitlin Loaf es probablemente la mejor y más fácil manera de probarlos.

Ingredientes

  • 2 libras de pan de ternera, completamente cocido
  • ½ cucharadita de pimienta negra
  • 2 cucharadas de vinagre de sidra de manzana
  • 1 cucharada de salsa picante Texas Pete

Instrucciones

  1. Pica la hogaza de chitlin en trozos pequeños, al gusto.
  2. Coloque las chitlins en una olla mediana, sobre la estufa, a fuego medio.
  3. Llevar a fuego lento.
  4. Cuando el gel se haya derretido, vierta aproximadamente la mitad del gel, dejando suficiente para cubrir las quitlinas.
  5. Deseche el gel eliminado.
  6. Agrega la pimienta negra.
  7. Agrega el vinagre.
  8. Agrega la salsa picante, revuelve bien.
  9. Reduzca el fuego a medio-bajo.
  10. Cocine a fuego lento durante unos 45 minutos, hasta que los chitlins estén tiernos.
  11. Sirva caliente.
  12. ¡Disfrutar!

Notas

Tenga en cuenta que se trata de una hogaza de pan tostado completamente cocida. Puede encontrar & # 8220 trincheras limpias & # 8221 en su tienda de comestibles local que deberán limpiarse más y luego cocinarse.

Palabras clave: Receta de pan de Chitlin, chitterlings, receta de comida del alma, Nahunta Pork Center, recetas sureñas

Tus comentarios: ¿Alguna vez has probado Chitlin Loaf o Chitterlings? Me encantaría conocer tu opinión sobre nuestra receta. Solo le tomará uno o dos minutos dejar sus comentarios en la sección a continuación. Me encantaría saber de ti.

Solo recuerde, todos los comentarios son moderados. Eso solo significa que yo personalmente leo a todos y cada uno antes de que se apruebe su visualización en nuestro sitio web familiar. Gracias de antemano por compartir.

Suscríbase a nuestro boletín gratuito: Mientras esté aquí, asegúrese de suscribirse a nuestro BOLETÍN DE NOTICIAS totalmente GRATUITO. Le enviaré un correo electrónico de vez en cuando para recordarle cuando publique una nueva receta o cuando ocurra algo importante en Taste of Southern. Es totalmente gratis y muy fácil de registrarse. Y, si alguna vez decides que ya no estás interesado, es aún más rápido cancelar la suscripción. ¿Cuan genial es eso? Espero verlo agregar su nombre a nuestra lista. El cuadro de registro se encuentra debajo y también encontrará uno en la esquina superior derecha de cada página. Espero que lo hagas hoy.


Chitlins / Chitlins estilo criollo en olla de barro fácil

Tómatelo con calma con el vinagre de sidra de manzana, 1-2 cucharadas por cada 5 libras es suficiente o sáltelo. Agregue 4 papas para absorber la grasa y el olor, hierva previamente durante 15-30 minutos antes de agregar a la olla de barro. No cocino a fuego lento en la estufa. Dejar actuar 2 horas como máximo, 3 horas es demasiado tiempo, estarán demasiado blandas.

NO corte las papas, solo agréguelas con la piel cuando las limpie, lave y cocine para controlar el olor. Funcionó bastante bien, pero también tenía un purificador de aire con un par de velas.

Puede tirar las papas o comerlas, pero tenga en cuenta que han absorbido la grasa de los jugos y no una papa saludable, sino sabrosa. También agregué dos pimientos de plátano, cortados para darle sabor.

Ajuste la cantidad con la que termine. Usé un cuarto de cebolla y un tercio de pimiento, sin apio. El condimento criollo ya tiene sal, así que si es necesario, omita agregarlo.


Cómo limpiar tripas

Los tripas son, de hecho, intestinos de cerdo. Como puedes imaginar, los intestinos transportan heces. Entonces, obviamente, debe asegurarse de limpiarlos a fondo, pero también debe asegurarse de no propagar ningún virus o bacteria como E coli o Salmonella. Como cualquier otro alimento crudo, estas cosas pueden estar presentes en la quitina.

  • Primero, debes hervirlos durante cinco minutos antes de limpiarlos para matar cualquier bacteria. Esto no cambiará el sabor de sus chitlins y, de hecho, facilitará su limpieza.
  • Si no tiene tiempo para hervir, enfriar, limpiar y cocinar, puede limpiarlos con agua caliente en lugar de fría. ¡Este es el método que utilizo y nunca nadie se ha enfermado comiendo mis chitlins!
  • Limpiar quitlinos es una de esas cosas que aprendes haciendo. Mi primera lección de limpieza de chitlin me la dieron por teléfono. ¡En realidad! Compré los del cubo rojo por primera vez. Querrá seleccionar las cosas que parecen obvias. paja, pelo, heces, cualquier cosa que no parezca que te la comerías. Don & apost se sorprenderá de lo que ve: Los cerdos se comen de todo. Límpielos por dentro y por fuera, quitando también la grasa.

Para aquellos de ustedes que son más aprendices visuales, yo & aposve incluyó un video bastante bueno a continuación, que muestra lo que deben hacer. Tiene una duración de unos diez minutos. Solo necesita los primeros tres minutos más o menos para hacerse una idea, pero ver el video completo le dará más antecedentes sobre la cocina sureña y las tradiciones familiares del sur (incluso si no está en el sur).


Únase a nuestra lista de correo gratuita para intercambiar recetas a diario con otros cocineros talentosos.

Únase a nuestra lista de correo gratuita para intercambiar recetas a diario con otros cocineros talentosos.

¿Te encanta la comida para el alma, intercambiar excelentes recetas antiguas, recetas sureñas, comidas reconfortantes o cocinar comida para el alma?


¡Entonces has venido al lugar correcto!


Pero PRIMERO, si viniste aquí en busca de mi libro de cocina de comida para el alma aclamado por la crítica, ¡haz clic aquí!

Quiero agradecerles por el mejor libro de cocina del mercado. Estoy hablando de tu libro, por supuesto. Gracias a tu maravillosa receta pude hacer pollo al horno como mi mamá. La primera vez que lo probé, tu receta salió bien. No hay nada como una buena cocina casera. Te agradezco tu capacidad para hacer que cocinar sea fácil para personas como yo.

¡Los mejores deseos!
Desiree Carter "Bienvenida amiga,

Soy Willie Crawford, y creé este sitio web en 1997 para compartir con ustedes recetas de comida para el alma que aprendí mientras crecía en la granja en Carolina del Norte. Recetas como: col berza, pastel de camote, bizcocho sureño, galletas caseras, pudín de plátano, barbacoa de cerdo desmenuzada al estilo de Carolina del Norte, ensalada de papa, ensalada de col, Hush Puppies, pollo frito sureño, bagre frito, frijoles pintos con corvejones de jamón, y toneladas de otros.

Cuando construí este sitio por primera vez, comencé publicando alrededor de 20 de estas excelentes recetas directamente en el sitio web. Luego invité a todos los visitantes del sitio web a unirse a nuestra lista de correo y compartir sus recetas favoritas entre ellos. Desde entonces, los visitantes del sitio web han compartido literalmente miles de comidas para el alma y recetas familiares.

Ahora te invitamos a que te unas a la diversión. Para formar parte de nuestra familia en línea, simplemente haga clic aquí y complete el cuadro para recibir recetas gratis por correo electrónico.

Todos los días, envíe un correo electrónico a los miembros en su solicitud de recetas difíciles de encontrar para los miembros de la lista.

Todos los días, otros miembros de la lista comparten recetas favoritas con los miles de miembros de la lista.

¡Estas solicitudes diarias se editan y la lista se envía a decenas de miles de miembros por nuestra fiel editora Joleene Smith!

Esto es lo que algunos de los miembros de nuestra lista tienen que decir sobre nuestra lista de correo de intercambio de recetas:

"¡Todas las recetas maravillosas que se encuentran en el sitio de Willie provienen directamente de los corazones y las almas de quienes las comparten! Tanto amor y alegría son parte de estas ofertas. Mi corazón Y mi barriga están felices con cada publicación que me llega. Don nunca te detengas.

"¡Esta es una foto de mis nietos y yo en la Navidad del año pasado! ¡Habíamos ido en 4 ruedas!

Vivo en un pequeño pueblo de unas 300 personas en el extremo noroeste de Los Ángeles. Soy una viuda de 59 años a la que todavía le encanta cocinar. Dirijo un grupo de cocina y soy asistente en otro ¡¡El dueño de este grupo, Willie, es el mejor en mi libro !! En general, no creo que nadie pueda hacerlo mejor si ama a la gente buena y la buena comida, que a Unase a este grupo. ¡Todavía encuentro tiempo para visitar otros grupos! ¡Lo que realmente me gusta de este compendio es la cocina sencilla y antigua con la que me criaron y que todavía me gusta cocinar!

Tengo muchas ganas de aprender más sobre los demás en este maravilloso grupo. Dios los bendiga.

"Desde que comencé a preparar recetas de tu sitio. A mi esposo le encanta mi cocina, no se cansa de ella, gracias Joleen por hacer un sitio web como este.

"Recibí su correo electrónico. Primero, lo siento, no tengo una foto para adjuntar. Pero las recetas en este sitio son geniales. Espero las actualizaciones diarias.

El libro de cocina que pedí es el mejor de los cien que tengo.

Tengo algunos libros de cocina únicos que me dejó mi abuela y que se remontan a principios de la década de 1950. Estaría encantado de compartir algunas de las recetas.

Por favor, sigan llegando actualizaciones.

Austin Cruce
Brush Creek, TN "

"Durante más de un año, creo, he estado recibiendo recetas increíbles de www.chitterlings.com. Siempre que solicito una receta, alguien SIEMPRE responde con no solo esa receta en particular, sino más. Me han educado sobre muchas Después de enviarle algunas recetas a mi hermana, ella también se registró para comenzar a recibir recetas de este sitio.

La gente es realmente genial y planeo seguir siendo parte de la familia de www.chitterlings.com durante mucho tiempo. Gracias por las grandes recetas.

"HOLA. SOY PILAR INFANTE, Y HE ESTADO LEYENDO, COPIANDO, COCINANDO TODAS LAS RECETAS PUBLICADAS, POR UNOS AÑOS AHORA, Y ME ENCANTA EL SITIO WEB. LA COMIDA ES MARAVILLOSA.

ES UN GRAN SENTIMIENTO QUE LAS PERSONAS PUBLIQUEN RECETAS TAN QUERIDAS PARA ELLAS, COMO LAS ANTIGUAS RECETAS DE PARIENTES, AMIGOS, RECETAS ESPECIALES, QUE PUEDAN COMPARTIR PARA QUE LOS DISFRUTEN DE OTROS. ME ENCANTA PUBLICAR RECETAS, Y COCINAR RECETAS DE OTRAS FAMILIAS, NOS UNEMOS DE ESTA MANERA, COMPARTIMOS, APRENDEMOS, DE UNO A OTRO. MANTENGA ESTE MARAVILLOSO TRABAJO.

"Hola a todos. He estado desconectando sus recetas por un tiempo, la comida es muy similar a la que me criaron. Me gusta la pizca de esto o aquello porque eso es exactamente lo que hago y es Es muy difícil escribir una receta por ese motivo.

Los he estado pasando por la oficina donde trabajo y contándoles a todos sobre ellos.

Finalmente recibí mi libro de recetas ayer y me encanta. No pude dejarlo hasta que me hubo ido de cabo a rabo.

Mary de Sarasota, Florida "

"Hola Jolene, Después de haber estado en la industria de servicios de alimentos durante 60 años, Pasé por la escuela de cocineros y panaderos y por la escuela de gestión de desorden y la capacitación de supervisores de servicios de alimentos en el servicio. He sido propietario y he operado restaurantes de mariscos, plantas de procesamiento y ahora estoy jubilado. Disfruto de las recetas y solo desearía haber tenido acceso a ellas en los años pasados. Recomendaré su sitio web en cada oportunidad. E intentaré llevarte algunas recetas mías. Atentamente ,

"Cuando necesito una buena receta, su sitio web siempre me proporciona buenas comidas para preparar. No he encontrado recetas como la suya desde que tuve mi computadora y encontré su sitio hace unos cuatro años. He disfrutado cada receta que Lo intenté. Son buenas recetas de cocina en casa y en cualquier lugar. Sigan con el BUEN TRABAJO. Por favor, no se vayan nunca. NECESITO SU SITIO.

"Hola Joleene: Nací y crecí en el sur (Niceville, Florida). Estaba tan emocionado cuando encontré su sitio web. He encontrado recetas que mi madre y mi abuela solían hacer, que me había olvidado. Espero con ansias todos los días a recibir su nueva lista de recetas.Gracias por un sitio web tan maravilloso.

"He disfrutado mucho este sitio de recetas. He probado algunas de las recetas y también he enviado algunas. Encuentro útiles los consejos.

Creo que es genial que podamos escribir para solicitudes de recetas. y obtener resultados. Todo el mundo parece tan amigable. Sigan con el buen trabajo.

Harriet M. Foreman, M.Ed.
Coordinador de pruebas
TSTC - Waco
3801 Campus Dr.
Waco, Tx. 76705
"HE ESTADO RECIBIENDO RECETAS DE WWW.CHITTERLINGS.COM POR ALGÚN TIEMPO. MI MARIDO ES EL COCINERO DE LA CASA, ASÍ QUE DISFRUTA OBTENIENDO LAS RECETAS. HE PROBADO MUCHAS RECETAS Y SON GRANDES. ¡SEGUIMOS VINIENDO!

"Hola: Realmente disfruté de las recetas que se imprimen. Siempre estoy imprimiendo algunas de ellas. Sé que las usaré en algún momento u otro. Sigan con el buen trabajo.

"Sra. Jolene, quiero aprovechar esta oportunidad para agradecerle a usted ya todos nuestros miembros, por todas las EXCELENTES recetas que están publicadas en el sitio. Por favor, continúe con el buen trabajo y siga recibiendo todas esas buenas recetas.

"Vaya, no puedo ni imaginarme cómo era cocinar antes de que aparecieran las" recetas más conmovedoras ". Tengo muchas ganas de leer las recetas a diario. He ganado tanto de la publicación de respuestas como de las recetas en sí. recibir una publicación todos los días Me siento realmente engañada. He guardado todas y cada una de las publicaciones para poder consultarlas. Gracias por darme tan buen material. Charlotte "

"¡HOLA! TODOS: Desde que me inscribí en el servicio de recetas, comencé a experimentar mi infancia de nuevo. Puedo recordar que mi mamá y mi abuela iban a la granja cuando él estaba matando cerdos, y obtenían un par de cabezas para hacer queso de cabeza y conseguirle el cerebro a mi papá.

Amaba los sesos de cerdo con sus huevos por la mañana. También los pies, mamá los asaría o los freía en una sartén. También me crié en Carolina del Norte, High Point.

Lo único que siempre nos gustó es la grasa de cerdo. Ahora que estoy envejeciendo tengo que cuidar lo que como, pero para mi comida reconfortante siempre vuelvo al cerdo. ¡Sigan con el buen trabajo con todas las recetas que nos brindan! ¡gracias! Nos encanta el gran libro de cocina que compramos, me enferma en casa porque algunas mamás cocinan más.

"Soy un batchelor mayor, semi-retirado que siempre ha disfrutado de la cocina. Leo la mayoría de las recetas que encuentro, pero uso pocas tal como se presentan. Siempre las modifico o las uso como ideas para crear algo propio. Su sitio me brinda una gran cantidad de de ideas y estaría perdido sin él. Gracias por su esfuerzo. WB

Realmente disfruto el sitio de recetas de chitterlings.com. Me gustan muchas recetas tradicionales de comida sureña y soul, que encuentro muchas en chitterlings.com.

"¡Realmente disfruto su boletín porque recibo algunas recetas fantásticas! Cada boletín tiene al menos una receta, si no más, que espero hacer. Gracias por su tiempo y esfuerzo. Sheila Torres"

"Desde que me incorporé a Chitterlings.com se lo presenté a mi mejor amigo y lo hemos cocinado y comparado. He probado varias de las recetas y también utilizo algunas de ellas como base para cuando quiero entrar en la cocina y simplemente "Experimente". Animo a cualquiera que esté leyendo y aún no sea miembro a unirse. Es un sitio perfecto para recetas de cualquier cosa que haya pensado cocinar o para alimentos que haya probado y dicho. "Me pregunto qué hay para hacer es tan bueno.

Mucho amor y dios los bendiga
Bethany Wells "

"Joleene, espero tus mensajes diarios, como lo haría con una llamada o visita de un buen amigo. Las recetas son maravillosas. Como sugerencia, sería genial si tu sitio incorporara todas las recetas nuevas en algún tipo de búsqueda motor. Gracias de nuevo por todo lo que haces.

"Jolene, solo quería que supieras la gran lista que tienes. Soy la presidenta de hospitalidad del Sierra Club en mi área. Proporciono" golosinas "para las reuniones generales y tengo la reunión del comité ejecutivo en mi casa. También proporcionar "golosinas" para la Sociedad Histórica y la sociedad genealógica en mi área cada mes. Me quedé sin cosas nuevas para tomar y hacer hasta que me suscribí a su lista. Es maravilloso. He usado muchas de las recetas y ni un solo fracaso . I have been asked for many recipes which I have copied off for many people. Thank you for the great job that you do.

"Joleene, I can not tell you how happy I am that I discovered this site. I've been a member for a while so I really don't remember how I did find it.

I love the recipes that I've gotten from this site. I look forward also to the emails with recipes in them. I've tried so many of the recipes and have found them flawless. I love comfort food and a lot of these recipes have provided that for my family and myself. I love to cook so I have definitely come to the right place.

I am also looking forward to ordering the new cookbook. I am such a collector of cookbooks but for some reason I feel this will be the best one yet.

"I have been able to converse with a diverse group of people from across the country, individuals who were willing to answer questions regarding recipes, ingredients and recipe scaling. I have gotten some wonderful advice, and excellent recipes. Lynnette Brantley"

"I enjoy reading the recipes and have used several of them. Yesterday I tried the Sweet Potato Pound Cake recipe. It was delicious and really moist. I have already shared the recipe with several people.
Gracias.

"Love this site. I get some many GOOD recipes.

"Chitterlings is a wonderful place. I have been a member for a long time and I have shared favorite recipes with others. I think the best part is learning new soulfood recipes that I had heard of but never tried.

Although I live in Ohio my father was born in Virginia and raised in West Virginia. His love of southern cooking encourged me to learn more and try more.

My German grand mother gave me the other side. She taught me dishes to die for, that are also inexpensive.

The people here who share foods from other cultures are so great. I have tried Mexican foods that are wonderful.

Everyone should at least give Chitterlings a try and read a few of the messages. If you aren't happy you can always unsubscibe but I can't imagine that happening.

Best wishes to Willie and Joleen.
Lois from Ohio"

"I came across Chitterlings.com quite by accident. I was searching for a recipe and Chitterlings.com was one of the sites

that the search engine found. The name was very unusual but to the point. I thought "this must be a soul food site", and it was. I was absolutely thrilled to find some of the food my grandmother cooked in recipe form. I love soul food and I like to cook it but could never seem to find the recipes that I wanted. I ordered the cookbook the first time that I logged on to Chitterlings.com. I have told all of my family and friends about the site and the cookbook.

Barbara"
"This recipe site has truly been a wonderful experience for me since first discovered it last year! MORE SOULFUL RECIPES stands in a class all by itself! I have not missed a day since I became a member to visit the site and to read new and old recipes. I have met new friends and found many wonderful recipes from all over the country. I have never experienced a site that had so much to offer to it's members!

"Dear Joleen, I want you and everyone else to know that I have thoroughly enjoyed the terrific recipes you send. Your's is the first one I look at every day

and I have tried quite a few recipesand they were delicious. I love southern cooking and look forward to receiving many many more. Let's sign up good people and you'll see what you have been missing.

"I look forward to new recipes almost daily.Different recipes I've never seen, I get compliments on the food I have prepared from the recipes.I would be disappointed if I did not have my email filled with great recipes.Please keep them coming. Pat Waller"

I have been a member for some time, and I just love this site! Its a great way of getting wonderful recipes (like grandma used to make) and to share some of my family favorites. Keep up the great job and keep them comin' Thanks so much for an easy way to stay in contact with some great cooks!

Sincerely Yours,
Tara Norris"

"JOLENE: Your cooking newsletter is most informative. The recipes are great! They are down home-cooking recipes that I grew up with. I can relate to each of them. Not only did I learn cooking from my mother, but I also learned from my grand-mother who lived on a farm. Their meals consisted of foods they grew themselves. A lot of the recipes are some I remember well, the others are some I had forgotten about. The section where people write in wanting recipes are interesting also. Each of us have different tastes and we are willing to share the recipes. I also lived in Louisiana and learned to cook everything CAJUN I could. I am sorry I do not have a photo available to send. It would be interesting to see face to face the persons you are sharing recipes with.

I have been a member of the list since about June and I have gotten some really great recipes. I was interested in some Eggplant recipes before I joined the list and I got several good ones. One thing I like is the fact that you get so many variations of recipes. You can pick and choose whichever one you like. Keep up the good work!


Chitterlings (Chitlins) History and Recipe

However, the volume sold for New Year’s dinners, with Christmas and Thanksgiving not far behind, attests to chitlins popularity in the United States. Chitterlings is the more formal name, but most people call them chitlins. They are usually part of a larger meal that includes collard greens, fried chicken, and other traditional Southern foods. Chitlins are not for the faint of palate or smell, which is why traditionally they were cooked outdoors at backyard hog killings in winter.

Chitlins take a lot of time and effort to clean. They are partially cleaned when they are sold, but require additional hand cleaning before they are ready to eat. The secret to good and safe chitlins is in the cleaning, not in the cooking. They are available in supermarkets in African-American neighborhoods, especially during the holiday season. They can also be ordered from a butcher, but be prepared to buy 10 pounds of chitlins to get 5 pounds to cook.

Photos courtesy of J. B. Coltrain, County Extension Director, North Carolina State University, Raleigh, NC

History of Chitterlings/Chitlins:

Animal innards have long been treasured foods around the world. Scotland’s national dish is haggis (sheep’s stomach stuffed with the animal’s minced heart, liver, and lungs). Throughout Europe, tripe (cow or ox stomach) is popular, and French chefs in upscale restaurants serve dishes based on cow’s brains and kidneys.

In 1966, the town of Salley, South Carolina, inaugurated the annual Chitlin’ Strut. The first festival attracted about a hundred people. Today the festival draws about 70,000 people. It is estimated that more than 128,000 pounds of chitlins have been eaten during the festival’s history.

Eating chitlins in the rural South is not as common as it once was. In colonial times, hogs were slaughtered in December, and how maws or ears, pigs feet, and neck bones were given to the slaves. Until emancipation, African-American food choices were restricted by the dictates of their owners, and slave owners often fed their slaves little more than the scraps of animal meat that the owners deemed unacceptable for themselves. Because of the West African tradition of cooking all edible parts of plants and animals, these foods helped the slaves survive in the United States.

The informal circuit of juke joints and clubs patronized by African Americans has long been called the “Chitlin Circuit.” The Chitlin’ Circuit was a string of music venues in the South that sold chitlins’ and other soul food dishes. In the late 50’s and early 60’s these tours were crucial to Black artists. Because there was no media coverage for these artists, the Chitlin’ Circuit was the only way to perform for their fans.

By mid-century there were several active chitterling eating clubs – Royal Order of Chitlin Eaters of Nashville, Tennessee and the Happy Chitlin Eaters of Raleigh, North Carolina.

There is even a song on chitlins called Chitlin Cookin’ Time in Cheatham County:

There’s a quiet and peaceful county in the state of Tennessee
You will find it in the book they call geography
Not famous for its farming, its mines, or its stills
But they know there’s chitlin cookin’ in them Cheatham County hills
When it’s chitlin cookin’ time in Cheatham County I’ll be courtin’ in them Cheatham County hills
And I’ll pick a Cheatham County chitlin cooker
I’ve a longin’ that the chitlins will fill

Most families who love to cook chitlins have their own recipe passed down from generation to generation. My friend, Andra Cook of Raleigh, North Carolina, says her mother, Martha McCollum, always fried the chitlins after they were simmered.

Andra says, “If you can get past the smell, they have an interesting flavor. When my mother prepared them, the whole neighborhood smelled!”

  • 10 -pound bucket chitterlings, fresh or frozen
  • Cold water to cover
  • 1 taza de vinagre de sidra
  • 5 bay leaves
  • 2 large onions, coarsely chopped
  • 2 large potatoes, peeled and coarsely chopped
  • 1 green or red bell pepper, cored, seeded, and coarsely chopped
  • 3 dientes de ajo picados
  • Salt and freshly-ground black pepper to taste
  • Hot pepper sauce

Cleaning Chitterlings: Soak the chitterlings in cold water throughout the cleaning stage. Each chitterling should be examined and run under cold water and all foreign materials should be removed and discarded.

Chitterlings should retain some fat, so be careful to leave some on.

Using a small soft brush, clean chitterlings thoroughly rinse in several changes of cold water. Cut into 1 1/2 to 2-inch pieces.

Place the cleaned chitterlings into a large pot cover with water and vinegar. Add bay leaves, onions, potatoes, green or red pepper, garlic, salt, and pepper. Bring to a boil turn heat to low and simmer approximately 2 1/2 to 3 hours or until chitterlings are tender. Remove from heat and drain well.

Serve with your favorite hot pepper sauce.

Health Officials Issue Precautions for Preparing Chitterlings
by Virginia Health Department

Families across Virginia will soon be cooking holiday meals. If your meal includes chitterlings (pig intestines), the Virginia Department of Health has recommendations for preparation that will keep your family from getting sick.

"When preparing chitterlings the best way to avoid bacterial contamination and illness is to buy pre-cooked chitterlings," recommends State Health Commissioner Robert Stroube, M.D., M.P.H. "If raw chitterlings are used, they should be preboiled for five minutes before preparing as usual. Pre-boiling makes cleaning chitterlings easier and faster and does not change the taste."

Dr. Stroube warns that bacteria in raw chitterlings or pig intestines can cause severe diarrhea, especially in infants. Chitterlings, commonly called chitlins, may contain the Yersinia bacteria. The bacteria are spread from raw chitterlings by hands or by eating or drinking contaminated food or liquids.

"Preparing chitlins is a lengthy process. Contamination within the home is hard to avoid. Baby food or formula should not be prepared or handled while preparing chitterlings due the potential for contamination. Infant formula or food should not be placed anywhere near raw chitterlings in the refrigerator. The Yersinia bacteria are different than many bacteria, because they multiply and spread even in the cold," Dr. Stroube said.

Yersinia can cause severe diarrhea, bloody diarrhea, abdominal pain and fever. The symptoms usually begin within three to seven days after contact with the bacteria. Infants and small children who contract yersiniosis may require hospitalization, although the illness rarely causes death. Older children and adults may experience appendicitis-like stomach pain.

The Virginia Department of Health recommends the following tips when cooking chitlins:

Wrap the container containing the raw chitlins in plastic wrap when thawing in the refrigerator.

Keep children out of the kitchen until the chitlins are pre-boiled and the kitchen is thoroughly cleaned.

Handle raw chitlins as little as possible until after they have been pre-boiled.

Keep raw chitlins away from all baby food and formula.

After touching the chitlins, wash your hands with warm water and soap, and clean under your nails.

Clean sinks and all places touched by raw chitlins or their juice with hot soapy water or a chlorine bleach solution.

Wrap all waste promptly and throw into an outside garbage can.

Clean all pots, pans, buckets and utensils in the dishwasher or in hot soapy water.


Why You Need to Try Chitlins

We eat some questionable things on this side of the Mason-Dixon Line that others would balk at—pickled pigs feet, boiled peanuts, hog&aposs head cheese, gator meat𠅋ut nothing is quite as quintessentially Southern as chitlins. Chitlins are the intestines of a pig, boiled down, fried up, and served with apple cider vinegar and hot sauce. This utterly unique delicacy represents one of the earliest values of Southern cooking: Use everything you&aposve got.

It&aposs understandable to have a love-hate relationship with chitlins, or "chitterlings," as our neighbors up North might call them. They don&apost smell great when you first start to cook them, and yeah, it is admittedly a little weird to eat an animal&aposs innards to that extent. But the true appeal of chitlins lies in the mentality behind it.

Chitlins come from a universal idea of waste not, want not. For centuries, cultures all around the world have had recipes for their own version of chitlins, using every piece of an animal they could manage—haggis in Scotland, ipaw in the Philippines, andouille in France. Historically, in the U.S., rich slaveholding families got first pick on the parts of a slaughtered pig (ever heard the phrase "livin&apos high on the hog?"). Consequently, chitlins were the parts of the pig left to slaves, along with the fatback, ears, and feet that also became featured facets of Southern cuisine. They remained a cultural staple, and cooking them became a show of culinary prowess, because they have to be cooked so carefully to be safely consumed.

Chitlins are no longer as prominent a fixture in Southern cuisine as they used to be. Most people don&apost raise and kill their own meat, so preserving and using every edible part possible is no great concern. But that doesn&apost mean that there&aposs no place for chitlins on the table in the modern South. It&aposs still fairly common to see animal organs in meals, like beef liver and onions, and many families&apos Thanksgiving and Christmas food traditions still revolve around the use of turkey giblets.

Chitlins might not be a necessity, but they are certainly a delicacy, a piece of Southern history on display. So go ahead and indulge in this classic. You might hate it, you might love it, but hey—you&aposll never know until you try!


The Best Soul-Food Dishes, Ranked

Adrian “The Soul Food Scholar” Miller, is the author of the 2014 James Beard Foundation Award-winning book Soul Food: The Surprising Story of an American Cuisine, One Plate at a Time. Follow him @soulfoodscholar

I'm a peaceful man, but sometimes I do things that are best described as "fightin' words." This is such an occasion—here, I've dared to rank the top ten essential soul-food dishes of all time.

Soul food—a cuisine that fuses West Africa, Western Europe and the Americas—is no stranger to controversy. Though the label floated around black culture at least a decade earlier, "soul food" had its breakout moment in the 1960s when Black Power advocates declared their independence from the narrative forced upon African Americans by white hegemony. Food was included in that ambitious project. Soul food was presented to the world as a cuisine wholly distinct from southern food, even though they shared common ingredients, culinary techniques, and history.

It was a brilliant marketing move, but it was ideologically incomplete for two reasons. Despite the conscious effort to create difference, the lines between soul and southern cuisine are blurred inside the American South—so much so that even African Americans call what they eat southern food. Secondly, African Americans were left to fill-in-the-blanks as to what soul food is. Soul food's malleable definition was sufficient to get buy-in from African Americans all across the country, but it also allowed for a lot of regional and personal interpretation.

Now, a half-century later, we can look back to see that a consensus has developed as to what should be on a soul food plate. Like many soul-food aficionados, my childhood memories of what I ate at home, at my grandparents, at church, and at restaurants have shaped the ranking that follows. I've endeavored to be as objective as possible by stepping back from my own personal preferences and adding what I have gleaned from the stupendous amount of research that I did for my book on the history of soul food.

Whatever follows, I'm certainly not trying to bad-mouth anything that any loving caregiver served you while growing up. Still, it's time to set the record straight. Here is a countdown of the best soul-food dishes.


Aquí & rsquos otra pasta que puedes hacer con el chile sobrante: ¡espaguetis! Simplemente use el chile en lugar de su salsa de espagueti habitual y obtendrá una fusión de las cocinas Tex-Mex e italiana. Que adorable.

Aparte de las papas y las batatas, aquí & rsquos otra verdura en la que puedes rellenar el chile: ¡pimientos morrones!

Este plato saludable es muy fácil de preparar, ¡especialmente cuando ya tienes la salsa lista! Simplemente llene sus pimientos ablandados (puede lograr esto en el microondas) con chile, queso y arroz, y hornee hasta que el queso esté burbujeante.


How to Clean Chitlins

If at all possible, purchase pre-cooked chitlins from a butcher. This will help prevent the spread of germs in your household.

If you must purchase raw chitlins to prepare at home, there are some extremely important precautions you should take—food safety, when it comes to chitlins, starts before you even touch the meat:

First thing’s first: According to the CDC, it’s important to keep children out of the kitchen during the cooking process.

  1. Take out everything you’ll need to prepare the chitlins and to clean up when you’re done before you take them out of the packaging. This includes knives, cutting boards, seasonings, pots, pans, colanders, measuring cups, bleach, and paper towels.
  2. Once everything’s on the counter and within reach, you can boil the chitlins for at least 5 minutes to kill as many germs as possible. Escurrir en un colador.
  3. Thoroughly examine each chitlin for any debris. Look out for straw, hair, undigested food, and fecal matter.
  4. Rinse under cool water, making sure all debris is washed down the drain.


Ver el vídeo: How To Clean, Prepare, And Cook Chitterlings u0026 Hog Maws. Soul Food Chitlins Recipe (Agosto 2022).